Luke Perry – el ícono televisivo de los 90 y el galán que saltó a la fama en Beverly Hills 90210 -murió este lunes tras sufrir un derrame cerebral el miércoles pasado. Tenía 52 años. 

Perry falleció en el Hospital St. Joseph en Burbank, Califonia, rodeado de sus hijos, Jack y Sophie, su novia y otros familiares cercanos. “La familia agradece las muestras de apoyo y las oraciones ofrecidas a Luke desde todo el mundo. Ahora solicitan respetuosamente privacidad en este momento de gran duelo”, expresó el vocero.

El miércoles fue ingresado de urgencia y continuaba en un coma inducido a la espera de que pudiera recuperarse. Sin embargo, según reportó TMZ, el daño fue irreparable y falleció.

El actor fue hospitalizado el mismo día en que la cadena Fox anunció que Beverly Hills 90210 regresaba a la televisión con antiguos miembros del reparto como Jason Priestley, Jennie Garth, Ian Ziering, Gabrielle Carteris, Brian Austin Green y Tori Spelling. Según trascendió, hasta hace unos días la estrella estuvo filmando en Los Ángeles nuevos episodios de la cuarta temporada de la serie en los estudios de Warner Bros.

Fuente: infobae.com